Agujeros profundos - Blog de Pinturas Noroeste

Agujeros profundos, cómo arreglarlos

En muchas ocasiones antes de pintar nos encontramos con paredes que tienen agujeros profundos. Agujeros profundos o grietas muy pronunciadas que afean la pared y estropean su superficie. Hoy vamos a hablar cómo debemos usar las masillas especiales que existen en el mercado y que son ideales para esos agujeros profundos y grietas profundas.

Pintores en Madrid

Esta entrada es complemento casi perfecto de la anterior en aquella hablamos de cómo preparar las paredes antes de pintar. Para la zona de Madrid Pinturas Noroeste te ofrece pintores de confianza. Profesionales que pueden encargarse de tus necesidades, con seriedad y precisión.

Agujeros profundos - Blog de Pinturas Noroeste

Grietas y agujeros profundos

Cuando hablamos de grietas y agujeros profundos nos referimos a aquellos desperfectos que tienen una profundidad de cinco milímetros o más. Ya sean grietas, rozaduras o agujeros, pueden ser reparados con masillas especiales o emplastes que se comercializan habitualmente. Estos productos tienen una gran capacidad para cubrir espesores profundos y superficies notables.

No solo sirven para arreglar los desperfectos de la pared, también se pueden usar para ocultar aquello que ya no se va a utilizar. Como bases de enchufes, tomas para enchufes u orificios de tubos de instalaciones como calefacción o fontanería.

Características de las masillas

Las masillas que se comercializan son capaces de emplastecer espesores muy notables. Al tiempo no se agrietan una vez aplicadas. También deben secar con rapidez para que nos sea más fácil trabajar con ellas. La aplicación de las mismas se realiza en tres pasos bastante sencillos, vamos a explicarlos.

Primero amasamos el producto

No vamos a dar nombres comerciales porque es muy sencillo encontrar estos productos. Por lo general se deben mezclar con agua y amasar hasta que la mezcla sea una especie de crema, y no quede liquida. Suelen durar en ese estado y listas para usarse una hora. En ese tiempo será más que suficiente para arreglar el desperfecto. Si la grieta o agujero es más profundo o vemos que es más importante, existen variantes de masillas especificas para desperfectos mayores. Por lo general esas variantes tienden a quedarse inservibles en un tiempo menor.

Segundo aplicar la mezcla

La aplicación de la masilla preparada es sencilla, debemos rellenar el desperfecto objeto de la actuación. Para ello deberemos haber limpiado y lijado los alrededores e interior del desperfecto. De no hacerlo comprometemos la capacidad de fijación de la masilla. En esa labor de limpieza ni que decir tiene que deberemos de eliminar la pintura vieja. Usaremos una espátula o la llana, dependiendo de las características del desperfecto. La masilla debe quedar lo más lisa que podamos. Evitando que se noten surcos de la aplicación de la misma, todo el cuidado que pongamos en este paso es trabajo que llevamos ganado.

Tercero, toca secar, lijar y pintar

Todo este trabajo que llevamos haciendo solo tiene un objetivo pintar la pared y que parezca que allí antes no hubo agujeros profundos. Dependiendo del espesor de los desperfectos arreglados podremos pasar a trabajar unas tres horas después o tras veinticuatro horas. Una vez dejado pasar el tiempo conveniente, debemos lijar las imperfecciones que hayan podido quedar. Por eso decíamos que todo lo que avancemos dejando una superficie lo más homogénea es trabajo ganado. Porque debe quedar una superficie lisa para poder pintar posteriormente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *